Educación democrática

El tutor no debe añadir preceptos, debe permitir que se descubran”, escribió Jean-Jacques Rousseau en su libro sobre consejos de educación Émile, publicado en 1762. En esta línea, la educadora –y primera mujer de Italia en graduarse en Medicina- María Montessori (1870-1952) aseveraba que la mayor señal de éxito de un profesor es poder decir: “Ahora los niños trabajan como si yo no existiera”. Sus palabras pueden proyectarse como la antesala de lo que denominamos “escuela democrática”.

¿Cómo se puede hacer para que una escuela sea democrática? Simplemente preguntando a los alumnos cómo prefieren hacer las cosas, dejar que decidan. Según Koskinen, “la maravilla” de la educación democrática: el diálogo.

Principios:

  1. La participación de los alumnos y del personal es libre e igualitaria.
  2. Es un movimiento que lleva los principios de la democracia a la estructura escolar, esto implica una total modificación de la forma en que concebimos la escuela.
  3. Se basa en el respeto a los niños y a los jóvenes.
  4. Ocurre cuando se honra y se reconoce a los niños como individuos que participan activamente en su camino por la educación.
  5. Es una educación basada en el sentido, la relevancia, la alegría, la comunidad, el amor, y los derechos humanos.

 

Currículum:

No se sigue un currículum obligatorio prefijado, sino que se enfatiza en el aprendizaje como fruto de la actividad voluntaria y el mero interés del estudiante por realizarla. Se estimula mucho el intercambio de ideas, la conversación, entre los alumnos, ya que interactuar con otras personas es básico para encontrar los propios intereses. A menudo los estudiantes de mayor edad son “tutores” de los más jóvenes.

El alumno es quien decide qué, cuándo, cómo y con quién aprende. Cada uno es responsable de su propia educación, y deben tomar decisiones

Calificaciones:

Dada la ausencia de currículum oficial, es difícil poder establecer una clasificación de estudiantes en función de sus logros. Por ello, las calificaciones no existen. Los exámenes que se llevan a cabo son los que el estado exija y los que las universidades requieran para ingresar en ellas

El juego:

No hay ningún tipo de restricción a jugar. Los estudiantes pueden hacerlo tanto cuanto quieran, y sin que nadie dirija el mismo. Los juegos electrónicos están también aceptados. Gran parte del tiempo suele pasarse al aire libre.

Castigos:

Sí que existen los castigos o sanciones. Generalmente, se crea la figura del mediador, que intenta que cuando surge un conflicto, escuchando a las dos partes, éstas lleguen a una solución. Pero no siempre es posible. Si la asamblea o el tribunal que se crea para dirimir estos problemas concluye que alguien ha actuado de manera incorrecta, le puede imponer (o no) un castigo.

Más información:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s