El aburrimiento en el aula (reflexión)

El ser humano es curioso por naturaleza, y la curiosidad debería ser el motor del aprendizaje. El sistema educativo es estereotipado; todos los alumnos aprenden lo mismo, de la misma forma y al mismo ritmo, que es contrario a la personalización del individuo. Los niños deben ser respetados en su ritmo de aprendizaje y sus intereses, según la Teoría de las Inteligencias Múltiples ideada por el psicólogo estadounidense Howard Gardner, como contrapeso al paradigma de una inteligencia única, propuso que la vida humana requiere del desarrollo de varios tipos de inteligencia ya que todos aprendemos de maneras diferentes. Por ejemplo es contraproducente obligar a leer de forma temprana o hacer que todos deban leer los mismos libros puesto que los niños asimilan el lenguaje por el simple hecho de verse expuestos a él.
Una de las causas del aburrimiento es estudiar conceptos sin encontrar el sentido o el nexo con lo real, el saber memorístico siempre fue aburrido y por eso se decía que «la letra con sangre entra», ya que solo se fomenta la repetición y no la creación, la acomodación y no la experimentación. Y es que los niños y jóvenes acaban por no arriesgarse a pensar diferente por miedo al error, prueba de ello son los exámenes donde lo que se revisa son los errores cometidos en lugar de ver si han creado o inventado algo nuevo, mientras que la educación basada en las preguntas genera curiosidad. Opino que la escuela es un lugar donde la curiosidad y la creatividad se transforman en monotonía y memorización. Como dicen varios expertos se convierte en una “educación bulímica” siendo más importarte pasar exámenes y lograr un lugar privilegiado, que por el mero hecho de aprender por interés, sor Juana Inés de la Cruz dijo: “no estudio para saber más sino para ignorar menos”.
Pienso que ir al colegio ahora es como comer barro –comer algo que no alimenta – La educación debe ayudar al desarrollo personal, que nos ayudará no solo para conseguir una sociedad viable, sino lograr tan bien la felicidad individual. Como dice sir Ken Robinson en su libro Escuelas creativas: “La finalidad de la educación es capacitar a los alumnos para comprender el mundo que les rodea, que conozcan sus talentos naturales para que puedan realizarse como individuos y convertirse en ciudadanos activos y compasivos.”.
La escuela a día de hoy es ajena a la vida real, y a la vida misma, el aprendizaje escolar es a veces hasta tedioso, es un proceso centrado en la enseñanza y no en el aprendizaje del alumno, y esto debería cambiar para evitar el aburrimiento tanto en la escuela como en la universidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s