¿Existe Dios? I

En primer lugar, ¿Cómo sabemos que existe algo?

Al intentar establecer qué existe y que no, varios filósofos tomaron como punto de partida experimentos conceptuales que negaban la posibilidad de estar seguros de nada salvo de nuestra propia existencia.

El primero en darle una explicacion fue el filosofo islámico Ibn Sina, conocido como Avicena, en el siglo XI concibió una interesante reflexión sobre el “hombre volador”. Se imagino a un hombre flotando en el aire, con los ojos vendados y sin tocar nada, y no recibe nada a través de los sentidos y tampoco es consciente de su cuerpo ni del mundo. Aun así, es consciente de que existe, quería demostrar la diferencia entre el cuerpo y el ama. Sin embargo también se planteó cuestiones sobre si podemos saber seguro que es lo que existe, aparte de nosotros.

600 años mas tarde Descartes hizo un experimento con un enfoque escéptico, parecido al de Avicena: el del demonio que engaña a sus sentidos, el objetivo era descartar todo aquello de lo que pudiera dudar y construir su conocimiento del mundo a partir de la sola certeza de que el existía. Formulando “Cogito ergo sum”.

Avicena y Descartes solo llegaron a demostrar que existe la “mente” o el “alma” y que esta es consciente de su propia existencia.

Otra duda que surge en torno al tema, es: ¿Por qué existen las cosas?

Las cosas no se construyen de la nada, el universo no cobra existencia por si solo, tuvo que haber una causa primera, y esa causa primera es Dios.

Cabe destacar el pensamiento de San Agustin, para él Dios era el centro de dicho pensamiento, en Él se halla la verdad a la aspira el ser humano y la felicidad a la que tiende que, con ayuda de la gracia, se alcanzará en la otra vida.

En primer lugar encontramos la existencia de Dios en el orden y la belleza del mundo, el universo en su conjunto manifiesta que no se ha hecho a si mismo, sino que ha sido hecho. Y las ideas o verdades eternas que encontramos en nuestra mente no pueden prevenir de nosotros mismos que somos mutables, limitados y temporales, su origen tiene que estar en Dios mismo, ya que solo él es eterno e invariable.

En segundo lugar la esencia de Dios: San Agustin considero que todos los nombres que se le atribuyen a Dios son insuficientes para entender su esencia, sin embargo el que mejor expresa su naturaleza es el que Él se dió a si mismo cuando se revelo a Moises: “Yo soy el que soy”, aunque nunca podremos alcanzar un conocimiento pleno De Dios, si que podeos atribuirle perfecciones. Los atributos de Dios serian Inmutable ya que no cambia, perfección pura ya que no se le puede añadir ni quitar nada, Bien sumo pues es el bien sin restricciones de donde procede todo bien creado, es absolutamente simple ya que las diversas perfecciones no son sino modos de denominar a la esencia divina en la que no hay composición ni partes y es Uno y Unico pues hay un solo Dios que es principio de todas las cosas.

Y por ultimo la creación, San Agustin sostuvo que Dios creo todas las cosas a partir de la nada, libremente y de acuerdo con unas ideas contenidas en la inteligencia divina.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s